Tarta de queso con mermelada El Perolico

Hace mucho que no cuelgo una receta, así que ahí va una de las imprescindibles en nuestro libro de recetas. Sin horno y súper fácil y rápida de preparar, seguro que los más pequeños de la casa están encantados de echar una mano.

 Tarta de queso con mermelada de Fresa con azúcar moreno.
Seguro que casi todos habréis hecho una tarta de queso de este tipo, pero digamos que mi versión es mucho más ligera, pero no por ello menos sabrosa.
Debemos tener en cuenta que la preparación está hecha en 20 minutos, pero el reposo en el frigorífico es de al menos 5 horas, con lo cual es mejor hacerla el día anterior.

INGREDIENTES para unas 15 raciones:

  • Bizcocho (luego os doy la receta del bizcocho, pero también tenéis la opción de comprarlo hecho)
  • 1 litro de leche semidesnatada
  • 1 tarrina de queso crema (300g)
  • 2 sobres de cuajada
  • 2 cucharadas soperas de azúcar (si os gusta muy dulce, 3 cucharadas)
  • 250g de Mermelada El Perolico de Fresa con azúcar moreno.
Como habéis podido comprobar, la he hecho sin mantequilla, sin nata, y la leche es semidesnatada, pero os aseguro que el resultado no es menos sabroso.

Utilizaremos un molde antiadherente y desmontable para luego desmoldar la tarta sin problemas.El mío es de un diámetro de 28 cm, pero puedes encontrar de muchas medidas, así que elige el que se ajuste a tus necesidades.
En el fondo colocaremos el bizcocho que ya tendremos hecho (receta al final de este post).
Ponemos a calentar 3/4 de litro de leche con el azúcar, y disolvemos los dos sobres de cuajada en la leche fría restante.
Cuando la leche con el azúcar ya esté caliente, añadimos el queso crema y lo disolvemos (para asegurarnos que no queden grumos, lo pasamos por la batidora) y a continuación vertemos la leche restante con la cuajada disuelta y no dejamos de remover. Esperamos a que quiera empezar a hervir de nuevo.
Retiramos del fuego y vertemos sobre el bizcocho. Dejamos enfriar y cuando esté a temperatura ambiente lo metemos al frigorífico, y lo dejamos allí durante al menos 5 horas, a mí me gusta hacerla el día de antes y así te aseguras que está perfectamente cuajada.
TRUCO: Si no queremos que se nos haga "costra" en la parte superior, tapamos el molde con papel de aluminio. 

Sacamos del frigorífico y extendemos la mermelada de Fresa con azúcar moreno.
TRUCO: Si ves que la mermelada no se extiende bien, mete el tarro, sin la tapa,  unos segundos al microondas, o al baño maría.

Quitar el molde con mucho cuidado, para ello asegúrate que la tarta no está pegada a los bordes pasando un cuchillo por todo el perímetro.
Cortar las porciones, decorar, servir y disfrutar.

Y ya está lista para comer!!!! Seguro que no dejan ni las migas.

Ésta tarta se la comieron los clientes de nuestro albergue Albergue Rural Econatur , y os aseguramos que quedaron encantados, fue la primera vez que la hicimos para los clientes, pero queda incorporada a los postres de la casa.

Bizcocho:
Ingredientes: 
  • 3 huevos
  • 3 medidas* de harina
  • 1 medida* de azúcar
  • 1 medida* de aceite de oliva
  • 1 medida* de leche semidesnatada (la podéis sustituir por bebida de soja, sale igual de bueno)
  • 1 sobre de levadura química en polvo (o un sobre de gaseosa de papel de toda la vida)
  • la ralladura de 1 limón. (Si te gusta más con aroma de vainilla, sustituye un poco de azúcar por azúcar avainillado)
*medida: yo utilizo un vasito de yogurt.

Mientras preparamos todo, precalentamos el horno a 180ºC
Utilizar un molde antiadherente o de silicona. Si no tenemos ninguno de los anteriores,  untamos el molde con aceite y espolvoreamos con harina. Otra opción es poner papel de horno en el molde.
Mezclamos todos los ingredientes en un bol (si nos queremos asegurar que no queda ningún grumo, pasamos la batidora)  y vertemos en el molde.
Metemos al horno a 180ºC con calor arriba y abajo durante 35 minutos aproximadamente, depende del horno, forma del molde ... Importante, no abrir el horno hasta que lo veamos un poco dorado, si lo abrimos antes, corremos el riesgo de que todo lo que nos ha subido se baje. 
Cuando nos parezca que está hecho, lo que nunca falla es pincharlo con un palillo. Si el palillo sale seco ya está, si sale húmedo darle unos minutos más.

Para hacer la tarta de queso, cortar una plancha del bizcocho de más o menos un dedo de grosor.
El resto del bizcocho, ni se os ocurra tirarlo, seguro que al día siguiente está buenísimo para desayunar o merendar.

Ahora ya no tenéis excusa para disfrutar de un delicioso postre. Fácil, saludable y sabroso.

¿¿Que no sabes dónde encontrar Mermelada El Perolico??
Consulta tu punto de venta más cercano aquí o entra en nuestra tienda online.

Comentarios